Israel Castañeda cierra su “mejor temporada”

El corredor de ciclocross del PoloandBike-Taymory Israel Castañeda ha cerrado su “mejor temporada” con cuatro victorias, el doble que la pasada campaña, y siete podios, si bien lamenta la “mala suerte” que tuvo en la Copa de España, donde acabó segundo en la general en la pasada edición, y, sobre todo, en los nacionales que, “por unas cosas o por otras” siempre se le “atraviesan”.

Con la “cabeza fría” después de la “decepción” que se llevó en el campeonato de España de Galicia, el vallisoletano se muestra “muy satisfecho” de su nivel competitivo en un año en el que ha conseguido doblar el número de victorias y subir al ‘cajón’ en otras siete ocasiones, cuatro como segundo y el resto como tercero. Además, en quince pruebas ha finalizado entre los cinco primeros.

“Ha sido un año muy bueno, las sensaciones han sido mejores y he llegado con mejor golpe de pedal tanto al inicio de la competición como al final, aunque la última carrera salió como salió”, explica Castañeda que recuerda que ha empezado a entrenar “mucho antes” que otros años.

“En la primera prueba hice segundo, muy cerca de Guti –Agustín Navarro, campeón del Mundo y de Europa de la disciplina—y eso me dio mucha confianza”, asegura para torcer el gesto al recordar las dos primeras pruebas de la Copa de España. “Tuve mala suerte en dos circuitos como Llodio y Elorrio, donde el pasado año finalicé segundo, lo que me impidió luchar por la general”, señala.

A pesar de ello, su golpe de pedal fue bueno y pronto llegaron las victorias. La primera, en Colindres, que, explica, ha sido su “mejor momento de la temporada”. “Fue un día especial por un problema familiar que tuve y ese día pude disfrutar brindando el triunfo a mi gente más cercana”, señala. Después llegaron Utebo, donde levantó los brazos “a pesar de que una dura caída calentando” le dejó “tocado” ; Boadilla, con una “bonita remontada” por salir en los últimos lugares de la parrilla y Tordesillas, “por ser en casa” y porque, además, le sirvió también para revalidar su título de campeón Autonómico.

Con todos los “deberes hechos” se presentó en Pontevedra en el nacional. “Llegaba con muy buenas sensaciones y con muchas ganas de desquitarme de la mala suerte que había tenido en los tres últimos años”, señala, pero pronto se vio “sin piernas”, “sin saber aún qué pasó” para acabar entre lágrimas y consolado por su compañero de equipo Óscar Pujol. “No encuentro ninguna explicación; es una carrera que, por muy bien que llegue, siempre pasa algo, la tengo atravesada”, admite.

Castañeda, que agradece a toda su gente el “apoyo” que ha recibido durante todo el año, ya piensa en el próximo año. “Octubre está ahí”, repite una y otra vez. De hecho, ya ha empezado a preparar la temporada con “más ilusión si cabe” que en las anteriores.

Desde Taymory estamos muy orgullosos del rendimiento del vallisoletano esta temporada y ¡ya contamos los días para el pistoletazo de salida de CX2019!